No nos van a ganar los que quieren imponer el miedo y la violencia


Siempre digo y lo repito una vez más: lo que pasa en Rosario, le pasa a muchas ciudades del país,  la violencia ha aumentado. Y este aumento de la violencia tiene un origen del cual hay que hablar y es el aumento de la pobreza y de la marginalidad.

Nosotros estamos en los barrios y no va ser una discusión entre vecinos que termina con disparos, ni una campaña sucia la que nos saque de allí. Soy una vecina más de Rosario, sufro lo mismo que cualquier rosarino. NO habló desde una sala cerrada ni desde un estudio de televisión, yo recorro todos los barrios de Rosario, estoy en los clubes, en los centros de convivencia, en los espacios de capacitación. Me reúno con representantes de instituciones y organizaciones, empresarios, y se perfectamente cuáles con las preocupaciones. Pero yo no pacto, no me entrego a organizaciones mafiosas ni entrego la ciudad a intereses mezquinos.

Hemos hecho mucho, son 25 años de trabajo en esta ciudad de los que me siento  orgullosamente parte, son 25 años en los cuales logramos transformaciones fundamentales de participación y construcción colectiva: la salud pública de Rosario que es modelo en el país, la recuperación de la costa, el sistema de residuos, nuestro plan de movilidad, la descentralización del estado y el presupuesto participativo. Las políticas para niñez, los jóvenes o los adultos mayores. NO hemos mirado para un costado, hemos planificado junto a cientos de instituciones y miles de vecinos una ciudad distinta, una ciudad de la cual nos sentimos orgullosos, una ciudad que hoy defendemos ante la resistencia de algunos sectores que no quieren que estemos mejor.

Hace casi 20 años hablamos del nuevo HECA, del CEMAR . Prometíamos proyectos ambiciosos para la ciudad, muchos deben haber pensado que hacíamos campaña pero hoy están y forman parte de este modelo de gestión. También planteábamos un nuevo sistema de transporte y desde noviembre está para ser discutido en el Concejo municipal. Nos propusimos mejorar los accesos y la conectividad de la ciudad y hoy estamos frente a una ciudad que habilitó las obras en Ov. Lagos, Rivarola, Rouillón, Batle y Ordoñez y estamos trabajando en Av. San Martín. El Aeropuerto de Rosario hoy cuenta con vuelos internacionales y el tren a Buenos Aires será en pocos días una realidad. Esta intendenta trabajó para que esto pase, coordinó con otros poderes del Estado para que además se ejecuten obras en asentamientos irregulares y se concreten proyectos que eran visto como imposibles.

Lógico, en una ciudad como Rosario persisten muchas demandas y tenemos reclamos de todo tipo, aún en materia de salud, de contenedores, de transporte, pero precisamente muchas de las actuales demandas también son un motivo de orgullo colectivo por cuanto reflejan un salto de calidad en las condiciones de vida urbana: hace 25 años no había quejas referidas a alguna cuestión particular en un CMD, o en un centro de salud, o por falta de contenedores en algún sector particular o falencias en los sistemas de información al usuario en el transporte, simplemente no existían.

Estamos finalizando proyectos de nuestro Plan estratégico al 2018 y vamos pronto a lanzar una planificación para Rosario que plantee la ciudad 10 años más porque así fue que logramos posicionarnos como referente en salud, política cultural, descentralización, participación ciudadana, movilidad, tratamiento de los residuos.  Y así es nuestra manera de trabajar con planificación, no hay soluciones mágicas, si hay muchos slogans de campaña, de promesas . Nosotros no somos un slogan, ni hacemos magia, ni nos llenamos de promesas.

Somos planificación, somos compromiso, somos transparencia, somos construcción.