Fein y Lifschitz recibieron amplio respaldo a sus candidaturas de las cooperativas de trabajo


Un centenar de cooperativas de trabajo y servicios de Rosario se reunieron para expresar su rotundo apoyo a la reelección de la intendenta Mónica Fein y a la candidatura a gobernador de Miguel Lifschitz por el Frente Progresista Cívico y Social.
La reunión, llevada a cabo en el club Ciclón, de Saavedra 642, fue convocada por la Federación de Cooperativas de Trabajo Rosario (FECOTRAR), que reúne a un importante grupo de cooperativas de nuestra ciudad, y contó con la presencia de más de 600 cooperativistas locales.

«El compromiso que venimos a asumir hoy es el mismo que asumimos en el 2001, cuando nos propusimos construir una ciudad que dé en cada barrio oportunidades de trabajo y educación a los niños y jóvenes», dijo la actual intendenta.

«Después de tantos años de haber impulsado este movimiento de cooperativas, sentimos un gran orgullo desde la ciudad de Rosario, porque sabemos que estas  alternativas también nos diferencian de otras ciudades del país. Fue una respuesta progresista, en momentos muy difíciles, que incluyó a quienes el sistema dejaba fuera de la posibilidad de trabajar» prosiguió Fein y afirmo: «Fuimos capaces como ningún otro sector de político de organizar un movimiento que contemple  la inclusión de los desocupados, mujeres, personas mayores que ya no conseguían empleo, a jóvenes que querían insertarse en el mundo del trabajo, a personas con problemas físicos que eran excluidas».
«Esta apuesta que devolvió dignidad, perspectivas de futuro y esperanzas a muchas familias rosarinas sólo el Partido Socialista fue capaz de liderar», enfatizó la candidata a ser reelecta al frente del Palacio de los Leones;  y reconoció que «junto a ustedes, a su confianza y capacidad de trabajo hemos impulsado otra forma de pensar la economía. Por eso, venimos a ratificar el camino iniciado, porque vamos a seguir construyendo la Rosario del trabajo y la dignidad».
«Ustedes no saben la alegría y el orgullo que significa recorrer una obra, un barrio Fonavi, y saber que son ustedes los que realizan esas transformaciones para otros vecinos», confió Fein. «Por ello gracias, y confíen que vamos a seguir profundizando ese modelo», cerró la intendenta.

Impulsadas por la Municipalidad de Rosario, las cooperativas de trabajo y servicios surgieron como respuesta a la crisis de 2001 y hoy son una parte dinámica de la economía social, prestando servicios no sólo al Estado sino también al sector privado, garantizando trabajo digno para más de 2.000 familias.
Unas 120 organizaciones se autoconvocan «gracias a la decisión política del gobierno de la ciudad que desde hace años confía en las cooperativas de trabajo», dijo Jose Luis Morales de Fecotrar.
«Nosotros no somos ni negros, ni morochos como algunos candidatos humoristas nos dicen que somos. Somos trabajadores de la economía social que merecemos la oportunidad y queremos trabajar», prosiguió Morales con gran adhesión de los presentes. «No se dejen engañar, compañeros, defendamos todo lo que hemos construido», culminó el referente del movimiento cooperativo.
En la oportunidad, Lifschitz señaló que «unos de los primeros compromisos era desarrollar la economía social porque sabemos que no todo deber ser de las empresas y del mercado, que parte debía ser de la sociedad, y de esos sectores que habían perdido su oportunidad».
En este sentido, el candidato a gobernador por el FPCyS resaltó el rol de las cooperativas en la consolidación de «este modelo solidario de trabajo que nosotros defendemos».
«Tuvo el apoyo del gobierno municipal, pero surgió de las propias organizaciones populares, organizaciones sociales y de la iniciativa de muchos compañeros que fueron los que nos permitieron como Estado local encontrar un socio en la tarea de construir un movimiento cooperativo», aseguró el ex intendente de la ciudad.
«Estas 120 cooperativas que trabajan en la ciudad no son empleo público encubierto, no son organizados por punteros políticos, son cooperativas en serio que una vez vinieron al municipio a ofrecer un trabajo y un servicio de calidad», afirmó Lifschitz despertando el aplauso cerrado del auditorio.
«Mi compromiso como candidato es dar impulso y llevar este espíritu cooperativo al resto de la provincia de Santa Fe, necesitamos contagiar a cada pueblo y cada ciudad», dijo Lifschitz y comprometió «instar a cada empresa del Estado a contratar a las cooperativas, porque necesitamos dar empleo y porque sabemos que tenemos un buen servicio».
Para concluir, en postulante a suceder a Bonfatti al frente de la Casa Gris coincidió con Fein en que «hoy el movimiento cooperativo de Rosario es un ejemplo a nivel provincial y nacional», y destacó que  «las cooperativas no sólo prestan servicios, y lo hacen con igual o mayor eficiencia que las empresas privadas, si no que, sobre todo, constituyen un gran proyecto de inclusión social».
«Nosotros, desde el partido Socialista, desde el FPCyS estamos los que estamos con los sectores populares, los que estamos de verdad con la inclusión social, y con la garantía de derechos para todos» dijo Lifschitz y «no como aquellos que quieren volver para atrás, con un gobierno más elitista, con menos participación en la economía, a un gobierno de las empresas o de los grupos económicos amigos».